Una bella imagen nos hace querer conocer un lugar, nos invita a visitarlos a conocerlo, sin querer recorremos con nuestra imaginación todo lo que la imagen nos muestra y mucho más, viajamos a ese lugar en el tiempo, en un tiempo futuro. Ese deseo en muchas ocasiones nos motiva a desplazarnos y a conocer fisicamente ese lugar que vimos en aquella bella imagen.

Sobre el Autor

Artículos Relacionados

Deja tu opinión

Su dirección de correo electrónico no será publicada.